FINISHER Ultra Trail Menorca Costa Sur Camí de Cavalls

Trail Menorca Camí de Cavalls
13 mayo, 2013
1º Aurun Night Trail
2 junio, 2013

FINISHER Ultra Trail Menorca Costa Sur Camí de Cavalls

Llega la hora de pararse a pensar y echar la vista atrás para recordar todas las vivencias que tuve la oportunidad disfrutar durante los 86km que duró el Trail Costa Sur de Menorca Camí de Cavalls. Realmente no sé por donde empezar, posiblemente sea por la cantidad de cosas que quiero contar, pero creo que lo mejor será organizar un poco las emociones y comenzar por el principio.

La Trail era el sábado, por lo que decidí concentrarme desde el jueves, junto mi pareja, en la isla menorquina. El mismo jueves recogí el dorsal y me reuní con otros corredores para hacer un briefing sobre el terreno que nos esperaba, y las opciones que teníamos a nuestra disposición por si sucedía algún inconveniente durante la prueba. De este modo, con el dorsal y toda la información dentro de mi cabeza, ya estaba dispuesto a comenzar mi camino de esta magnífica trail.

Recogida de dorsal
Dorsal
Siendo mi primera Trail que hacía, y con los problemas físicos que iba arrastrando, todo yo era un mar de nervios y miedo. Suerte tuve de tener el apoyo de mi pareja, que está presente en cada prueba que disputo, y de toda la familia, que se desplazó hasta el lugar para darme apoyo y animarme en todo momento, sinceramente pienso que sin sus ánimos me hubiera caído en algún kilómetro y no hubiera finalizado la prueba. Por eso aprovecho este momento para agradecérselo de corazón.

Llegó el día de despertarse, las 6 de la mañana, todo preparado y hacia Es Castell (Mahón), el lugar de la salida programada a las 8 de la mañana. Des de mi habitación ya podía percibir no muy buenas noticias, y es que la lluvia nos iba a acompañar durante buena parte del día. Era un cúmulo de sensaciones, ya dudaba entre que seria peor; si la lluvia o el cielo despejado con un sol abrasador. El trayecto de Ciudadela a Mahón se hizo largo, pensando en todo y en nada. Sabía que iba a ser duro, no tenía ninguna referencia ya que era mi primera trail; no empezaba con buen pie puesto que arrastraba una pequeña lesión y tenía miedo de recaer del sóleo, por lo que decidí ponerme los Compressport des del inicio. Me planteé la prueba en dos partes: primero llegar al kilómetro 45, y después, si mis piernas aguantaban, seguir hasta donde pudiese.

El momento de la salida llegó, la lluvia caía sin cesar y el viento hacía el ambiente aún más frío. Todos los corredores nos resguardábamos debajo de un techo para no mojarnos antes de tiempo, hasta que la speaker nos llamó para que nos colocáramos en la línea de salida. Ya no había marcha atrás, ahora solo quedaba disfrutar, y sin duda, sufrir. Miré a los míos sabiendo que me apoyarían en los puntos de avituallamiento, pero siendo consciente que me esperaban muchas horas y quería quedarme con su imagen sonriendo y dándome los mejores ánimos que uno puede tener. Empezó la cuenta atrás: 10, 9, 8, … 3, 2, 1,.. Goooo!!

Antes de la salida, resguardados
Salida Trail Costa Sur
Salimos todos unidos, un grupo de 47 personas juntas, supongo que para darnos más fuerzas frente a la que estaba cayendo, pero rápidamente se dividió el grupo. Yo empecé atrás, prefería visualizar los ritmos del inicio ya que no sabía exactamente donde colocarme, hasta que decidí tirar hacia delante. Había dos corredores en cabeza, y después un grupo de 3 donde estaba yo. La lluvia no cesaba y la previsión indicaba que duraría unas 4 horas. Hasta el kilómetro 9 fui acompañado de este grupo de 3 personas, pero entonces decidí apretar un poco más.
Recorriendo camino
Pasando por el primer avituallamiento
Me distancié del grupo y en el km 13 me perdí; en una bifurcación, decidí tirar para la derecha ya que no vi señalización, y 500 metros más lejos a este punto sabía que no era el camino correcto, y me encontré a un hombre que volvía y me indicó que ese no era el camino. Tal vez el destino hizo que ambos nos perdiésemos, pero ese punto marcó y giró completamente lo que seria el resto de la carrera.

Giramos y seguimos los dos. Atrapamos al 4, que nos había pasado por culpa de la equivocación, y más tarde al 3º. Entre los dos hubo una conexión especial, yo veía un hombre con experiencia, de unos 46 años, muy bien equipado y se le veía que no era ni su primera ni tercera trail. Fue entonces cuando llegamos al 2º avituallamiento, y junto a nosotros otro corredor que nos había alcanzado y que iba muy lanzado. Rellené líquido, y me tomé una naranja rápido, en aquel momento vi que el corredor que nos había alcanzado ya había marchado, pero lo que más me sorprendió fue que el compañero que tenía de ruta, estaba esperándome y con una sonrisa acompañó un: Come on with me!! Fue un gesto que me dejo sin palabras…

Mi compañero tenia muy buen ritmo y podía tirar y atrapar al segundo; por ese motivo su gesto de compañerismo me conmovió. Me debía haber visto nervioso, joven e inexperto y fue algo que me motivó para seguir adelante pese a los dolores que tenia en la rodilla operada. 

Segundo avituallamiento, Cala’n Porter km33

En tercera y cuarta posición empezamos a entablar una pequeña conversación. De donde venía, nombre, edad, etc… era como una quedada entre dos conocidos pero diferente, puesto que en mente teníamos los kilometros que teníamos por delante. En el camino de cavalls de Menorca, si algo destaca son las pequeñas puertecitas típicas de la isla, que se tienen que ir abriendo y cerrando. Sylvain, no dejó de sorprenderme con sus gestos; abría las puertas y las aguantaba para que no tuviera que reabrirlas. 

Las típicas puertecitas del camino
Fuimos eliminando kilómetros, gozando del paisaje pero también esquivando las máximas piedras posibles, ya que el terreno era muy resbaladizo. El momento más crítico lo tuve en el km 47, por la zona de Santo Tomás, donde tuve una bajada anímica importante y empezaba a notar bastante dolor de piernas y agudizar el dolor de la rodilla. Paramos en el avituallamiento, allí me esperaba mi pareja, mi hermana y Jordi para darme ánimos. Llegaba bastante consumido por el esfuerzo y con pocas esperanzas. Miré a mi compañero y le dije que siguiera, que no se preocupara por mi, que yo ya seguiría, pero que él tenía que continuar. Me miró con la sonrisa que no perdió en ningún momento y me dijo que no, que seguiríamos juntos, y llegaríamos juntos a la meta. Fueron esas palabras y los ánimos que me transmitió mi pareja de parte de todo el equipo EvoluTRIon lo que hizo que me activara de golpe. No podía parar, me sentía en deuda con él, no podía hacerle aflojar su ritmo.
Llegada a Santo Tomás, km47
Paso a paso, sin parar, íbamos borrando kilómetros. El siguiente avituallamiento era clave, en el km 56, ya que la zona que venía me la conocía un poco más, sabía las playas que cruzaríamos y me daba más confianza. Como he dicho es un hombre con mucha experiencia, y durante la cursa me fue explicando muchas de sus experiencias; sin duda ayudaban a olvidar por instantes el cansancio y dolor.

Llegamos al avituallamiento, y lo primero que vi fue a mi padre en medio de la montaña, animándome para que llegara con fuerzas a reponer bebida y tomar algún alimento. Allí también me esperaba mi familia, era el último tramo que los vería, por lo que sus ánimos eran muy importantes y también se los dedicaron a Sylvain, vieron que me acompañaba y me daba fuerza, por lo que se quedaron tranquilos hasta verme llegar a meta. Ahora tocaba encarar los últimos 30 kilómetros, casi nada… y el tramo era durísimo!! Piedras y más piedras puntiagudas, que se clavaban en los pies y en las puntas de los dedos.

El camino rocoso que íbamos siguiendo
Fuimos avanzando, se nos pararon los relojes a ambos, perdimos la noción del tiempo, pero nos era indiferente, lo importante era seguir los pasos firmes y sin pararse, ir eliminando kilómetros. Cap d’Artruix, allí se encontraba el último avituallamiento. Nos miramos y me dijo: YES! Después de tantos kilómetros os podría hacer un esquema perfecto de sus gemelos, pues eran mi referencia, siguiendo sus pasos y intentando pisar por donde pisaba, para evitar daños mayores.

El tramo hasta llegar al último avituallamiento se hizo muy duro. Hubo una caída sin consecuencias; fue un aviso para estar concentrando al 100% y mirar cada paso donde pisaba. Cada vez teníamos el faro más cerca, nos estábamos acercando al último avituallamiento, nos mirábamos y sonreíamos, sabiendo que teníamos la meta cada vez más cerca. Así fue que nos plantamos a Cap d’Artruix, después de hacer toda la costa sur, de punta a punta, ahora nos quedaba subir la cara oeste de Menorca para llegar a la meta. Fue en este punto donde le dije a Sylvain que sí, que seguíamos juntos hasta el final! Había sido un gran soporte anímico y mental. Le debía estar allí puesto que sólo, la cursa se habría hecho muy dura. En ese momento debía ser yo quién le diese ánimos en el último tramo, así que con un Come on! Salimos rápidos y encaramos los últimos 12 kilómetros.

Llegando al último avituallamiento

Este fue el peor tramo de todos, las peores piedras de Menorca creo que las recogieron el día anterior y las colocaron allí jaja. Notaba las uñas de los dedos gordos de los pies rotas, todo el rato eran golpes constantes en las puntas de las bambas. Era muy duro mentalmente y creo que el lo visualizó en mi cara y empezamos a hablar de triatlones para distraerme y olvidarme del dolor.

Durante la Trail íbamos intercambiando sensaciones, se le veía entero en todo momento y con fuerzas para tirar más y más fuerte. Cuando me preguntaba como iba, lo miraba sin saber que decirle, aunque en mi cara estaba escrito lo que me pasaba por dentro y le respondía que estaba frito y que las piernas me lloraban, no podía describir mejor como me encontraba. Sus consejos era que pensara que todo estaba en mi mente, que estaba fuerte y podía, que solo era cuestión de creer que se puede.

Estábamos llegando a la última curva, no podía creer que allí estaba ya la meta, que había llegado. Era un cúmulo de sensaciones, no sabia por donde empezar y es que quería agradecerle todo el valor humano y todo el compañerismo que me había demostrado en todo momento, sin dejarme y animándome en cada paso. No tengo palabras aún para describir y agradecer su gesto.

Cogimos la entrada a meta, cogidos de la mano cuando quedaban 200 metros para llegar. En ese momento me venían a la cabeza todas las veces que me había repetido «together». Las levantamos hacia arriba mientras por megafonía se escuchaban nuestros nombres y las posiciones que ocuparíamos, el 2º y 3º puesto. De lejos vi una pancarta que ponía: Pau Felicitats! Ho has aconseguit, campió! Mi familia estaba allí, una vez más, apoyándome y dándome el último aliento que necesitaba para llegar a meta.

Togheter! La mejor entrada que nunca hubiese imaginado
Pero Sylvain tuvo su último detalle; un metro antes de entrar me empujó para cederme el segundo puesto que él merecía. Me empujó para que pisara primero la alfombra sin yo poder reaccionar. La pisé y le pregunté porqué lo había hecho. No obtuve respuesta, pero sí un abrazo, que hoy lo sigo recordando y no lo olvidaré nunca. 10 segundos de felicidad extrema, donde pasas de sufrir a estar en una nube. Entonces me abracé con mi familia y Marta. Ellos forman parte de esta victoria, de este gran reto y sabía que también habían sufrido conmigo.
Un gesto que jamás olvidaré
Abrazo emotivo con la pancarta y mi familia celebrándolo en el fondo
En la meta nos esperaba el ganador de la Trail Costa Sur, Xavier García. Es miembro del equipo Compressport, y también le agradezco el trato que recibí por su parte, una persona muy amable y muy profesional. Con un currículum que me dejó de piedra, sólo puedo tener palabras de admiración hacia él. Nos sacó 41 minutos, espectacular el rítmo que marcó en toda la prueba. Ya me habían comentado que el primero iba como una flecha, normal si acabó marcando un tiempo total de 8:12:13.
Xavier García 1º Categoria Senior (centro) y Sylvain 1º Categoria Veteranos (derecha)
La organización había localizado la llegada al lado de una piscina por lo que pudimos poner las piernas en agua fría y aliviar de alguna forma el dolor. Al quitarme las Salomon y los calcetines pude ver lo que ya me esperaba, tenia las uñas negras y el pie con algunas lesiones de todas las piedras puntiagudas que habíamos atravesado. Agradecer en todo momento a la organización, a la cruz roja y fisioterapia, que estaban allí, por ofrecer todos los cuidados posibles a los corredores.
Recuperando las fuerzas con agua fría
Al día siguiente hubo la recogida de premios y pude despedirme de mi compañero de ruta y de todo el equipo Compressport, patrocinador del evento junto a Asics y Recuperation. Sylvain y Xavi me hicieron entrega de un obsequio que lo guardaré con muchísimo cariño, los compresores compressport y los calcetines de Trail Limited Edition de la Trail Cami de Cavalls. No sé como podré devolverles el trato que recibí, solo espero que si tengo la oportunidad de coincidir con ellos en alguna ocasión, puedan sentir el aprecio que les tengo por los gestos que tuvieron en la Trail.
Última foto para cerrar esta aventura con el obsequio de Compressport
Creo que ha sido la prueba en la que más he disfrutado, he vivido una experiencia que ha calado muy hondo y el resultado de la misma ha sido espectacular e inesperado. La clave de todo, el compañerismo y es que de él es lo que me llevo, los valores humanos de una gran persona.

Este era mi tercer reto después de la lesión, y por la experiencia y resultado ha sido el mejor de todos. Al final 2º del Trail Camí de Cavalls y 1º de Categoria Sub23, con un tiempo total de 8:53:27. 

Al podio con David Perez, 2º clasificado de SUB23

Quiero agradecer a todos por los ánimos que recibí antes, durante y al finalizar la prueba, sin olvidar a mi equipo, Evolutrion, que fue siguiendo a través de las redes sociales los diferentes tramos de la prueba, y por hacer de nuestro equipo una gran familia.

Dar la enhorabuena a la organización de Camí de Cavalls porqué fue una prueba perfecta, con unos avituallamientos excelentes y la señalización también era muy clara. La organización preparó unas excelentes explicaciones y un cierre de la prueba para recordar. Sin olvidar a todos los voluntarios que sin ellos nada de esto sería posible. Sin duda será un reto para el año 2014, volveré a la preciosa isla de Menorca, seguro!

Camí de Cavalls 2013

Moltes gràcies Marta per seguir-me en tot el que faig, estudiant sempre el circuit per saber on pots anar a trobar-me i rebre’m en cada punt amb crits de suport. Hi ha moments que no corro per mi, sinó que ho faig pels meus i per a poder arribar a la meta per abraçar-vos. També et donc les gràcies a tu Aina, perquè vas fer un gran esforç per a ser-hi i vas ser vital per a que treiés forces. Feu que l’esport tingui un altre sentit que no només córrer, sinó que uneix diferents sentiments que no es poden explicar en cuatre línies.

Os dejo el enlace del vídeo que hizo la organización:

http://www.youtube.com/watch?v=2YS-wdmnai0&feature=youtu.be

Y para finalizar os dejo la frase que me ha acompañado desde mi lesión y es la que repite mi cabeza siempre que entreno o empiezo una competición:

Lluita pel que vols i estima el que tens.

Ahora a recuperarse y a volver a estar preparado para seguir compitiendo.

*Seguim entrenant*