Transplant Run

La recuperació
6 March, 2013
Corriendo en casa
10 March, 2013

Transplant Run

Cuando he leído el siguiente artículo me
han entrado ganas de levantarme y aplaudir. Os presento a Nani López, un
ejemplo a seguir para muchos por la superación y entusiasmo para hacer aquello
que le gusta, sobreponiéndose a los obstáculos que la vida le ha hecho pasar. Su manera de ver las cosas, las ganas de hacer lo que le gusta y el
no rendirse, son algunos de los puntos vitales que hacen sobresalir el afán de vivir.

 
Os dejo la entrevista que me he leído y tanto me ha
emocionado:
¿Qué deporte
practica?
Triatlón: nado, corro y pedaleo. He completado un
ironman: nado 4 kilómetros, luego corro 180 kilómetros en bicicleta y luego corro
un maratón (42 kilómetros).
¿En cuánto
tiempo?
En 12 horas y 25 minutos: soy el primer trasplantado
que completa un ironman.
¿Quiere
demostrar algo?
Que lo importante es creer en lo que haces, tener
espíritu de superación y ser optimista. Aunque tengas un hígado trasplantado. Se
trata de moverse, de no quedarse encerrado: puedes practicar cualquier deporte.
¿Qué le pasó
a su hígado?
Un tumor.
¿Cómo lo
supo?
El hígado no duele, pero yo noté una especie de flato
constante bajo las costillas del flanco derecho.
¿Ahí está el
hígado?
Sí. Y me hicieron unas ecografías… Y así me lo
descubrieron: el tumor tenía doce centímetros de diámetro y tocaba la piel que
recubre el hígado, que sí tiene sensibilidad.
¿Qué le
dijeron los médicos?
Que procederían a una : me extirparon el 60% del
hígado. Era diciembre del 2005, estuve seis meses convaleciente y seguí
viviendo con mi 40% de hígado.
No sabía que
se podía.
Sí: el hígado se regenera. Pero al año siguiente, en
un análisis rutinario, me descubrieron tres nuevos tumorcitos en ese 40%.
¿Qué
significaba eso?
Sin hígado, no vives. ¡Es el órgano más importante! En
un año… yo estaría muerto.
¿Cómo se
encaja eso?
Piensas en los tuyos… Pero tuve suerte: entré en la
lista de trasplantables.
¿Cómo fue el
trasplante?
Yo estaba pedaleando en la montaña, era la una de la
tarde y me llamó el médico: “Ha llegado un hígado, ¡ven a las
cuatro!”. Fui corriendo al hospital con mi mujer y mis hijos.
¿Asustados?
¡Contentos! Gastándonos bromas… He querido darles
ejemplo con mi actitud. Y hoy seguimos bromeando: ¡me llaman el trasplantado,
ja, ja! Gracias a que siempre había hecho deporte y tenía el cuerpo en buena
forma, la operación salió perfecta.
Y veo que
sigue igual.
¡Yo no sé vivir sin hacer ejercicio!
El
trasplante ¿cambió algo en su vida?
Sí: ahora doy más importancia a lo que la tiene de
verdad, y se la resto a lo que no la tiene, soy intolerante con las chorradas.
¿Y qué es lo
importante de verdad?
Las personas, los afectos, la vida. Luis Barrenas no
hubiese hecho lo que hizo si hubiese pasado por una enfermedad.
¿Cuántos
años de vida le garantiza su hígado trasplantado?
Lo seguro es que, sin trasplante, yo estaría muerto
desde hace cinco años. ¡A partir de ahí, todo está bien!
¿Cómo se
cuida ahora?
No fumo, no bebo alcohol, sólo bebo agua y bebidas
isotónica, y como un poco de todo, pero siempre saludable. Y hago ejercicio.
Mucho
ejercicio, diría yo.
Los médicos lo aconsejan siempre a los trasplantados,
¡aunque sea sólo caminar cada día una hora! A mí me alegra, me divierte.
¿Toma alguna
medicación?
Sí, para contener el sistema inmunológico y que mi
cuerpo no rechace el órgano trasplantado. Lo malo son los efectos secundarios
de esa medicación: puede alterar el riñón, el ritmo de sueño, la salud
cardiovascular… Por ahora lo llevo bien.
¿Qué desafío
encaró tras el trasplante?
Un año después ya competí en la Titán Desert, una carrera
en bicicleta por el desierto. “¡Loco, los trasplantados no hacen
eso!”, me dijeron. Pues sí podemos hacerlo…, entrenándonos bien y yendo
súper hidratados.
¿Cómo le
fue?
Llegué el 59 de 250. Lo más duro eran los 47%BAC de
calor. Luego he corrido triatlones y el ironman. ¡De lo que se trata es de
llegar hasta el final, terminar las pruebas!
¿Ha pensado
en la persona que donó el hígado que a usted le da la vida?
Quise saber quién había sido: ¡imposible, no te lo
dicen! No sé nada: no sé si era de moro o negro, facha o rojo, hombre o mujer,
y da igual… A un médico se le escapó: “Te ponemos un hígado muy
bueno”, y supuse que era de una persona joven… Lo que sí sé es que estoy
cuidándolo mucho: ¡lo voy a dejar mejor de lo que estaba!
Nani López es el “focus” de todas las
miradas de este domingo en la cursa Transplant Run, una carrera solidaria de 5
km. a la que se invita a todo el mundo a participar.
Personalmente me quito el sombrero después de ver las
dificultades que en algún momento nos da la vida y la fortaleza que tienen
algunas personas para sobreponerse.
Recordad!
Asistid a la Transplant Run! (si podéis, claro está)
Inscripción: www.Transplantrun.com
*Seguim entrenant*