Utmb, todo un sueño

Pau Capell sexto clasificado en la Utmb 2017
2 septiembre, 2017
ultra pirineu
Ultra pirineu con mas ilusión que fuerzas
2 noviembre, 2017

Utmb, todo un sueño

utmb 2017 Pau Capell

Desde el primer dia que empecé a correr pensaba en el momento de poder hacer frente a la carrera por excelencia, el UTMB – Ultra Trail de Montblanc.

Desde el primer dia que empecé a correr pensaba en el momento de poder hacer frente a la carrera por excelencia, el UTMB – Ultra Trail de Montblanc. Hacer 100 millas rodeando el macizo del Montblanc siempre me ha parecido algo único, irrepetible y duro. Después de 5 años de iniciarme en el trail running pude dar el paso y plantarme a la línea de salida para completar ese sueño.
Este año en el UTMB había un gran nivel de corredores de élite. Si normalmente en cada carrera puede haber unas 10 personas muy potentes, esta vez había una trentena de corredores de muy alto nivel, por lo que luchar por estar delante ya era muy complicado.
Un mes antes de la carrera tuve la oportunidad de hacer todo el recorrido en 3 días, y eso me sirvió de gran ayuda para conocer el recorrido y saber donde podía apretar y donde era mejor reservar.

Chamonix estaba a rebosar con la expectación que la carrera había generado

Chamonix estaba a rebosar con la expectación que la carrera había generado, por lo que preferí descansar y desconectar antes del UTMB. Me encontraba tranquilo, sin presión, con emoción para empezar el ultratrail y un equipazo de asistencia a mi lado. El mismo día de la carrera me sentía bastante nervioso, no sabía porqué pero las emociones las tenía a flor de piel. Despidiéndome de mi familia 1h antes de la salida se me saltaron las lágrimas, no sé porqué, pero ya quería empezar para hacer frente al reto de las 100millas.

mi gente

En dirección a Chamonix ya estaba concentrado, caminando por el pasillo que llevaba a los corredores a la salida y el público animando sin parar. Me sentía fuerte y quería empezar ya, la espera se estaba haciendo larga. Poco a poco íbamos siendo más en primera línea hasta que se dieron los últimos minutos y no cabía nadie más en ese espacio, ahora tocaba darle gas!

Mirara donde mirara me encontraba con grandísimos corredores, y eso aún me daba más fuerza. Allí me encontraba, en medio de todos ellos, y con muchas ganas de dar cera en medio de esa aventura que estábamos a punto de empezar. Suena la canción, el público nos anima mediante palmas y sin darme cuenta ya estaba corriendo por las calles de Chamonix. Qué momento!! Como lo estaba deseando, ahora tocaba empezar a disfrutar y esperar que todo fuera bien!

arranca utmb 2017killian jornet

La salida fue rápida, con Kilian Jornet, Jim y Zach enfrente a ritmos de menos de 4’/km; por lo que en menos de media hora ya estábamos en Les Houches. Las sensaciones eran muy buenas, estaba bien situado y acompañado de Tòfol. Los tiempos que íbamos marcando eran algo más rápidos de lo que había planteado en un inicio, pero mis piernas me pedían que siguiera con ese ritmo y eso hice. Junto a Tòfol pasamos Saint Gervais y sin detenernos nos dirigimos a Contamines (km30).

durante la carrera utmb

Empezó a llover (la previsión meteorológica era de -9 grados, nieve y lluvia) y rápidamente nos pusimos el impermeable para evitar calarnos y caer en frío corporal. Llegamos a Contamines después de un largo tramo corrible y aprovecho para cambiarme de ropa y abrigarme bien. Escogí ponerme los manguitos y una térmica de manga larga, así como cambiarme el impermeable para ponerme uno de TNF potente para aguantar fuertes lluvias y temperaturas bajas. Salía del avituallamiento cargado de comida (no vería mi asistencia hasta 6h después) y con la carrera rota. En Contamines había mucha gente y cada corredor hacía su historia, por lo que al salir ya no vi más a mi compañero Tòfol y empezaba a hacer mi lucha particular con el UTMB; ahora venía lo mejor, la subida a Col du Bonhomme.

Al salir del avituallamiento vi a Jordi Gamito y compartimos unos metros juntos hasta que empecé a apretar hasta Notre Damme, ya que era una zona rápida antes de empezar la subida.
En la subida podía ver algunas luces enfrente, y haciendo un cálculo general iba 6, suficiente ya que la carrera es muy larga y aún quedaba un mundo. La lluvia no cesaba pero estaba muy cómodo con mi material y no sentía nada de frío, por lo que me molestaba bien poco.
Subía y subía, en momentos caminando y otros corriendo, y el público no dejaba de “empujarnos” con gritos de ánimo. Recordaba la subida que hice hace 1 mes y era bien distinta: sol y buena temperatura. Ahora tocaba luchar, así que en mi cabeza solo estaba subir y subir, sin opción alguna, y llegar a la cima. Realmente se me pasó muy rápido y pude alcanzar y pasar a Gediminas Grinius justamente al Refugio de Col de Bonhomme. La bajada a Le Chapieux era rápida y en partes técnica, pero arriesgué un poco para intentar acercarme a Zach Miller. Llegando al avituallamiento lo alcancé y juntos nos dirigimos al Col de la Seigne.
Para mí este fue uno de los tramos más aburridos de la carrera; con tramos de asfalto y una subida prolongada que se tenía que hacer corriendo. Sin más, pero con un desgaste innecesario, llegué al Col de la Seigne. Mentalmente estaba a tope ya que las sensaciones eran muy buenas, y físicamente me encontraba entero en el km60. Llevaba 1/3 de carrera, aún quedaba mucho, pero ya habíamos completado una parte complicada de la prueba.
Dirección a Courmayeur me puse la música. Corría en solitario y la noche caía encima nuestra. La música me anima y me da fuerzas, este era buen momento para ello, y me sirvió de gran ayuda. Mi música, mis canciones,.. y la adrenalina se apoderó de mí. Me puse a cantar mientras descendía a Courmayeur y sin darme cuenta pasé a Zach Miller. Me colocaba 4º del UTMB, vamos!! Entre canción y canción se cruzaron mensajes de mi família, amigos y patrocinadores.. increíble escuchar estos mensajes.
Llego a Courmayeur contento y animado (km76), y allí veo de nuevo a mi asistencia (Marta, familia y amigos); si tenía fuerzas, ahora tengo más! Intento ir un poco rápido para perder poco tiempo, y después de cargar de alimento me voy dirección Bertone.

La subida a Bertone la tenía que hacer en 1h, y así lo hice. Siguiendo un ritmo de caminar pero con tramos de trote ya había superado el ascenso, pero noté un bajón físico importante. Aquí cometí un error, no comí correctamente. Al hacer la subida en 1h y no comer, había consumido de mi alimento interno sin cargarlo y me quedé con poca gasolina.
El tramo de Bertone a Bonatti se me hizo largo, muy largo, y perdí tiempo… tal es así que después de hacer el llaneo de 7km hasta Bonatti me atraparon Tim Tollefson y Dylan Bowman. Tuve que detenerme a Bonatti a recuperar fuerzas, prefería recuperar fuerzas que seguir perdiendo tiempo…

Salgo de Bonatti 6º pero con el calor dentro el cuerpo después de beber dos cazos de sopa. También aprovecho para comer mermelada y una galletas dulces. Voy a proponerme comer bien y antes de realizar la subida a Grand Col Ferret (km100), descenderé a Arnouvaz comiendo y bebiendo adecuadamente. La subida a Ferret es dura, me la tomaré en calma ya que después habrá el tramo más largo corriendo de la carrera, unos 20km sin parar.
La lluvia vuelve a acompañarnos y también la nieve, las condiciones son bastante duras en este tramo. Además, la subida es considerable pero pongo modo tractor y voy eliminando km’s. Suerte tengo de los ánimos que me envían las personas con las que me cruzo, y llega el punto en que pienso: Vamos Pau, que estás en el UTMB y estás donde querías estar, delante y compitiendo, espavila!
Subía y subía, que largo se está haciendo, pero finalmente completo la subida y empiezo la bajada larga. El sol no ha salido pero queda bien poco, así que empezaremos otra carrera de día. Siempre me lo planteo así: de noche corremos una carrera y de día empieza una nueva.

El descenso lo hago a ritmo y gestionando las fuerzas para poder encarar la última parte con las mejores condiciones posibles. Llego a La Fouly (km109) con Xavier Thevernard y delante nuestro tenemos a Françoise, Kilian, Jim, Tim y Bowman. De aquí empezamos un descenso por carretera hasta los pies de Champex-Lac. Hemos corrido a ritmo y creo que vamos por buen camino, y empezamos la subida a Champex-Lac con energía. Sé que Thevernard se conoce cada metro por el que corremos, por lo que decido estar a la expectativa. Xavier Thevernard sube muy bien y nos vamos relevando para intentar ir ganando segundos.

Para mí Champex-Lac es un punto clave de la carrera. Recuerdo el año pasado ver por el “Live” de la carrera que en este checkpoint se retiraban algunos corredores, por lo que llegar “frescos” era importante. Cuando llegamos al avituallamiento me recibe la asistencia y se nota que el día ha empezado, la gente anima mucho. Xavier sale con ventaja de unos 20’’ y lo alcanzo en “Plan de L’Au”. En este avituallamiento he preferido tomármelo en calma, no dejarme nada y comer bien. Antes de alcanzar a Xavier paso a Jim Wamsley con un pajarón importante, realmente lo he visto muy cansado y pienso que puede retirarse en Trient.
Con Xavier empezamos la subida a La Giète y luego encaramos el descenso a Trient. Las subidas que vienen ahora las haremos, seguramente, caminado y corriendo, combinando ambas técnicas para no perder el compás de carrera.

Llegando a Trient se oye un ruído importante, y al pisar las calles de este pequeño pueblo Suizo veo la cantidad de gente que hay esperando. Nos animan y me sube la adrenalina. Si hasta el momento no era muy consciente que quedaban 31km, ahora lo tenía clarísimo.
Tenía pensado detenerme para comer bien en el avituallamiento, pero no fue así. Miro a Xavier y me parece que irá por faena y se detendrá bien poco, y no me equivoco. El avituallamiento lo hacemos rapidísimo y salimos de nuevo juntos. Ahora viene, para mí, la peor subida, la más pronunciada. Llegar a Catogne se hace complicado, con fuertes pendientes donde se anda en todas ellas (excepto en el final), por lo que en esta ocasión prefiero ponerme a rueda de Xavier.
Ya al final de la subida atrapamos a Bowman, sorpresón! Pero no acaba aquí todo, por detrás tenemos a Jim, se ha recuperado!! Qué momento!! Estamos los 4 luchando del 4º puesto al 7º.. más emocionante posible. La bajada a Vallorcine puede desgastarnos mucho, así que levanto un poco el pie y dejo que tiren ellos, sé que llegaré 7º y en Vallorcine ya apretaré hasta meta.

Llego a Vallorcine en solitario, los demás van delante de mí, y me informan que Bowman está a 2 minutos; cierto, lo veo de lejos. Hacemos de nuevo un avituallamiento muy rápido y salgo a su caza. En el llaneo que nos lleva a la última subida lo alcanzo, parece cansado pero iniciamos el ascenso juntos. El primer tramo me lo aguanta, y después de hacer una pequeña bajada técnica empieza el segundo tramo de subida que nos llevará a La Flégère. Allí es donde aprieto los dientes y me escapo, llegando arriba del todo en 6º lugar.

Aún teniendo a Bowman a una distancia prudente no me fio, así que no paro en el último avituallamiento y me lanzo dirección meta. Son 7km, solo quedan 7km!! Mis piernas llevan 162km pero eso ahora mismo no importa. No recuerdo haber bajado tan rápido en el entrenamiento que hice, y a media bajada me dicen que Jim está a 3 minutos. Más tarde me dicen a 2 y luego a 1 minuto!! Nos estamos acercando ya a Chamonix, creo que ya no lo pillaré…
Piso asfalto de Chamonix y lo veo, Jim está enfrente mío. Creo que me saca unos 30 metros, pero no puedo ser sigiloso, la gente grita mucho. Jim se gira, me mira y se lanza a correr.
Qué patas que tiene este tío! Aprieto lo que puedo, lo que me queda dentro. Llevo una respiración forzada y mis piernas ya flojean. Al ver que no lo alcanzo, y quedando menos de 1km para la llegada, me detengo y disfruto de mi llegada. Estoy realmente contento, lo he dado todo y el resultado es bueno.
Disfruto con la gente, increíble llegada, y agradezco sus aplausos y ánimos. Es un bonito momento compartido con todos ellos, con todos los que algún día han corrido esta carrera o la correrán, y mi cara no puede expresar más satisfacción.

Esta llegada es muy especial. Mi cabeza no para de pensar en mil personas y momentos, en historias y sueños que parecen cumplirse. Disfruto mucho, no sé si es el mejor momento de mi vida, igual no, pero es uno de ellos sin lugar a dudas. Y es entonces, 30 metros antes de pisar esa alfombra que pisaba hace 20 horas, que veo a Marta y mi familia. De dentro me
sale decirles unas palabras que solo ellos saben, pero es realmente lo que sentía durante toda la noche con el frío y la nieve, durante todos los entrenos para llegar hasta aquí, y también durante mi día a día. Simplemente ellos forman parte de mí historia, no hay historia sin Marta y mi familia.

En la meta está el TOP5, increíble cartel. Comentamos la jugada y la verdad que todos parecen contentos con sus resultados. Grande Françoise d’Haene ganando este UTMB, su 3ª victoria, y para mí uno de los mejores (top3) corredores de ultratrail del mundo. Segundo Kilian, poco que decir de él, humilde pero con una calidad inimaginable, único. Tercero Tim Tollefson, que repite la posición del año pasado, realmente me pasó muy fuerte y siempre está allí delante luchando por las victorias. Cuarto finalmente Xavier Thevernard, otro corredor de los fijos en las primeras posiciones y que se conoce el UTMB como su casa. Y quinto el amigo Jim, que aún teniendo el pajarón en Champex-Lac remontó hasta entrar en el TOP5. Y sexto, pues sexto Pau Capell, un joven corredor que aún tiene cosas que aprender y mejorar, pero que disfruta de este deporte como pocos…

Cumplimos con el objetivo de finalizar la carrera y además de haber disfrutado mucho mucho. Si me quedo con algo es con la “lucha” que tuve con Xavier y compañía durante más de 9h, fue muy intenso y eso es lo que nos gusta.
Siempre les agradezco que me acompañen, pero esta vez fue demasiado. Tuve a 15 persones de mi familia conmigo, ayudándome en todo y las lágrimas que compartimos en el abrazo en meta vale por todo el sufrimiento y sacrificio. Entre todos hay una conexión especial que hace que vivamos esto como si fuera único, ellos se lo hacen suyo y esto es lo importante. Marta estuvo espectacular, preparó todo al detalle y no faltó de nada. Una vez más soy un privilegiado de tener este equipo. Heu sigut vitals i us ho vull agraïr, no podria haber completat això sense la vostre ajuda. Així que no em deixeu mai sol siusplau, vull seguir vivint i compartint això amb vosaltres, us estimo!!
La próxima carrera del calendario es Ultra Pirineu, pero la quiero correr al 100%. Así que toca recuperar y ver las sensaciones 1 semana antes de la carrera. Si estoy al 100% iré a competir y sino tendré que esperar al año que viene (espero y deseo estar en la plaza de Bagá).

Muchas gracias a todos vosotros por estar allí, aficionados y patrocinadores, empujáis y no dejáis de hacerlo, y todos los mensajes me llegan y los leo, así que mil gracias por tirar del carro!

Hasta entonces…

Seguim entrenant

3 Comments

  1. Alfredo dice:

    Incondicional de un top, más si cabe como persona que como corredor.

  2. Pau dice:

    Enhorabona Pau. Gran escrit, gran carrera i gran tiu!
    Una forta abraçada i a seguir batallant!

  3. Dani dice:

    Enhorabona!. Gran relat, m’has fet recordar alguns trams (he fet CCC) i em trec el barret amb gent com tú. Només acabar la UTMB és un èxit, fer’ho com ho feu els primers es per flilpar. Sort a l’UP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *